Barbadillo y Asociados presenta su Segundo Estudio de Satisfacción del Franquiciado

Una de las conclusiones es que la permanencia media de un franquiciado dentro de una cadena de franquicia se eleva a 12,5 años.

Fecha: 10/12/2014

Barbadillo y Asociados, consultora de franquicias, ha dado a conocer las conclusiones del Segundo Estudio de Satisfacción del Franquiciado, desarrollado  a partir de las respuestas de 550 franquiciados de distintas cadenas de franquicia que operan en nuestro país en diferentes sectores de actividad. 

De este informe se desprende que un 21,5% de franquiciados se encuentran insatisfechos con su central de franquicia y no continuarán con la relación contractual que ahora les une a la marca; en el 96% de dichos casos se debe, no obstante, a causas fundamentalmente económicas y, más concretamente, a la falta de rentabilidad. 

A pesar de esta realidad, claramente mejorable, el Estudio de Satisfacción del Franquiciado confirma que un 78,5% de los encuestados volverá a renovar el contrato con su central. Asimismo, el informe revela una notable mejoría en algunos aspectos.

Segundo Estudio de Satisfacción del Franquiciado de Barbadillo y AsociadosConcretamente, con las actividades relacionadas con el Marketing para lograr una mayor notoriedad de la franquicia y un mejor posicionamiento del producto o servicio comercializado por la marca, con un incremento de un 26% en la satisfacción del franquiciado en lo que al empleo del fondo de Marketing se refiere y un aumento del 22,7% con respecto a la transparencia percibida a la hora de emplear dicho capital.

Igualmente mejora en un 3,4% la percepción que tienen los franquiciados con respecto a la formación inicial que reciben; aun así, más del 38% considera que no es suficiente a nivel cualitativo, cuantitativo o en ambos sentidos. También existe una mejor opinión con respecto al proceso de selección que lleva a cabo la central de franquicia con respecto al franquiciado.

El Estudio de Satisfacción del Franquiciado arroja peores resultados respecto al proceso de selección llevado a cabo con el local y ubicación propuestos por el asociado para la puesta en marcha de la franquicia. En este aspecto, la percepción empeora en un 11,7%.

Carácter más cauto por parte del franquiciado

Una vez más, el informe revela una creciente preocupación del emprendedor por la elección del sector, negocio y marca bajo la que operar. En este sentido, existe un incremento de un 8,5% con respecto a 2013 en el número de personas que sí realizaron una comparativa antes de optar por la franquicia con la que firmaron, elevándose hasta el 68,5% de los encuestados. 

En contraste con este dato, el número de encuestados que afirman haber recibido una información, amplia, detallada y suficiente como para tomar una decisión acertada con respecto a la marca bajo la que operar, se reduce este año desde el 96% del pasado año, al 85,7% de 2014. De hecho, vuelve a haber un 4% que afirma que de haber tenido más información, no hubiera optado por la franquicia en la que entró. 

Baja el nivel de endeudamiento

En lo que a financiación se refiere, el estudio de Barbadillo y Asociados revela que baja el número de franquiciados que tuvo que recurrir a un crédito para poner en funcionamiento su negocio, pasando del 60% del pasado año al 42,3% de este año. Por otra parte, un gran número de las franquicias puestas en marcha en 2014 fueron low-cost, lo cual acentúa más la presencia de aquellos empresarios que no precisaron financiación externa para acometer la inversión inicial. 

Perspectivas económicas, el foco de conflicto 

A la vista de los resultados del Estudio de Satisfacción del Franquiciado, sería deseable un mayor esfuerzo por parte de las centrales de franquicia a la hora de establecer las partidas presupuestarias que conforman la inversión inicial a realizar por parte de los franquiciados. 

Así, de ese 80% de franquiciados que aseguraron que tuvieron que invertir más de lo previsto en su franquicia, un 43% apuntó la obra civil como principal motivo, un 10% confirmó que el excedente se había ido a la maquinaria y un 33% a mobiliario. El 14% restante asevera que tuvo que invertir más en stock e impuestos. 

Teniendo en cuenta que uno de los principales motivos de conflicto o desgaste de la relación entre franquiciador y franquiciado es el desfase existente entre las previsiones de retorno de la inversión establecidas por el franquiciador y los rendimientos obtenidos realmente por el franquiciado, desde Barbadillo y Asociados se aconseja contemplar en las cuentas de explotación escenarios más realistas y no sólo el mejor de los posibles. 

Fuente: Barbadillo y Asociados

 


Sigue a Barbadillo y Asociados
Barbadillo y Asociados




Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.