¿Franquicias en rebajas?

Más allá de los clientes finales y de ofertas visibles y obvias en los productos, las firmas preparan otro tipo de descuentos y cambios más profundos, que se adaptan a la actual recesión económica.

Fecha: 02/07/2013

¿Franquicias en rebajas?

Hace tan solo unas horas que han comenzado las rebajas de verano 2013 y múltiples franquicias, como aquellas dedicadas a moda, decoración, tiendas especializadas, ya han colgado en sus escaparates grandes carteles que anuncian descuentos en sus productos y servicios.

Sin embargo, más allá de los clientes finales y de ofertas visibles y obvias en los productos, en las franquicias también se generan otro tipo de descuentos, especialmente en tiempos de recesión económica como los que corren, y que afectan al planteamiento de su modelo de negocio y a sus planes de viabilidad económica. 

Este tipo de descuentos y/o reestructuraciones se dirigen a los franquiciados o a futuros socios inversores de la cadena y suelen ser beneficiosos para todos los miembros aunque no siempre, porque podrían solapar un agravio comparativo entre los franquiciados.

Y es que, durante estos últimos años, han sido muchas las centrales de franquicia que han reducido la inversión inicial para facilitar así la entrada de nuevos franquiciados. Esta disminución de la cuantía puede deberse a múltiples factores como:

-renegociación de las condiciones con ciertos proveedores, logrando así un abaratamiento de la obra civil, del producto dispuesto a la venta, de las materias primas…

-reducción de los avales: aunque los bancos suelen ser menos reticentes a los negocios en franquicia, una bajada significativa de esta partida puede implicar, en la práctica, la entrada del inversor o no.

-ayudas en la financiación del canon de entrada y/o pago escalonado del mismo.

-diversas contraprestaciones inherentes a la operativa de cada negocio: mercancías en depósito, más márgenes de beneficio en ciertos productos, exención de los fees mensuales (royalty y canon de publicidad) en los primeros meses de actividad, etc.

En definitiva, todo reajuste y reducción de costes en la franquicia que beneficie al franquiciado es positivo, siempre y cuando esté justificado y no perjudique al resto de socios de la cadena. Las rebajas y promociones puntuales dirigidas a captar rápidamente a nuevos franquiciados producen, a bote pronto y por lo menos, cierta desconfianza. 

Fuente: Barbadillo y Asociados

 


Sigue a Barbadillo y Asociados
Barbadillo y Asociados




Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.