Barbadillo y Asociados aboga por la buena praxis en franquicia

Lo hace en el marco de la IV edición del Salón MiEmpresa, que tendrá lugar los días 12 y 13 de febrero en el Palacio de Deportes de la Comunidad de Madrid.

Fecha: 23/01/2013

Barbadillo y Asociados aboga por la buena praxis en franquicia
En su permanente intención de apoyar y guiar al emprendedor, Barbadillo y Asociados, la consultora de franquicia con mayor experiencia en España, presenta un decálogo de buena praxis en la franquicia, el cual constituye un referendo de las políticas que la empresa ha desarrollado desde su fundación y que en momentos como el actual cobra especial relevancia. Lo hace en el marco de la IV edición del Salón MiEmpresa, que tendrá lugar los días 12 y 13 de febrero en el Palacio de Deportes de la Comunidad de Madrid.

El objetivo de este decálogo es concienciar a la centrales de franquicia sobre la necesidad de establecer planes de negocio coherentes y mejorar procesos, para que no se produzcan conductas deshonestas con los emprendedores. De forma resumida, sus principales recomendaciones pasan por:

1º. Partir siempre de un modelo de negocio probado, con el tiempo suficiente y los resultados adecuados para considerarlo un producto franquiciable. Es decir, es preciso asegurarse de que se trata de un éxito probado, ya que ésta es una condición indispensable sin la cual no es posible franquiciar.

2º. Diseñar el proyecto de franquicia de forma que constituya una garantía de permanencia en el mercado, estableciendo las condiciones necesarias a todos los niveles: económico, jurídico, relacional, estructural, etc. que ampararán el proyecto de franquicia.

3º. Desarrollar una base documental en consonancia con el proyecto de franquicia anteriormente citado. Dicha base estará integrada por documentos fundamentales, como el contrato de franquicia o los manuales operativos del sistema, cuyo contenido deberá desarrollar las claves operativas y relacionales del negocio.

4º Llevar a cabo un proceso de expansión exigente, tanto en lo que respecta a la ubicación como en lo referente al candidato a franquiciado.

5º Dar al franquiciado la formación inicial precisa para que éste asimile el saber-hacer del franquiciador de forma íntegra, tanto teórica como, fundamentalmente, práctica.

6º. Dar al franquiciado el apoyo necesario en la apertura, impulsando su crecimiento en los primeros momentos de su actividad.

7º. Prestar al franquiciado la asistencia permanente que le permita la más eficaz gestión de su negocio, con los mejores resultados económicos posibles. Este apoyo no debe ser incompatible con el respeto a la identidad propia del franquiciado como empresario independiente; es decir, el franquiciador no debe interceder en decisiones que le corresponden íntegramente al franquiciado, como dueño de su negocio.

8º. Trasladar al franquiciado, al menos de forma parcial, los beneficios de las economías de escala que se generen con su expansión.

9º. Llevar a cabo las labores de control sistemático, con el fin de que el franquiciado no desarrolle hábitos inadecuados que pongan en riesgo el prestigio de la marca y su propia rentabilidad.

10º. Hacer las inversiones necesarias para la actualización y mejora permanente del modelo de negocio adaptándolo a los cambios de la demanda, es decir, invertir en I+D+i.

En el año 1988, Santiago Barbadillo, fundador de Barbadillo y Asociados e impulsor de la franquicia en España, trajo a nuestro país una nueva forma de hacer consultoría de franquicia, donde se contemplaban estos aspectos y algunos otros de especial relevancia. En este sentido, este experto recuerda que “es importante que siempre que se ponga en marcha una cadena de franquicias, se haga teniendo en cuenta estos principios y siendo conscientes de que la franquicia se desarrollará con éxito y su expansión y consolidación será un hecho, sólo cuando ambas partes - franquiciador y franquiciado - se vean favorecidos en su relación contractual”.

El Salón contará, por cuarto año consecutivo con la consultora y con especial motivación este año. “Para el Salón MiEmpresa es muy importante contar con partners como Barbadillo y Asociados, dado que nos pueden aportar su experiencia y su buen hacer para permitirnos cumplir nuestro objetivo fundamental, que no es otro que ayudar a las pymes y los emprendedores a alcanzar su meta. De que lo consigan depende gran parte de nuestras posibilidades remontar la situación actual”, explica Sébastien Chartier, fundador del Salón MiEmpresa.
Fuente: Barbadillo Asociados

 


Sigue a Barbadillo y Asociados
Barbadillo y Asociados




Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.