Defendamos nuestra credibilidad

Santiago Barbadillo, Director General de Barbadillo Asociados, analiza el estado de la franquicia dentro del actual escenario económico.

Fecha: 19/06/2012

Defendamos nuestra credibilidad
Como reza el refrán, “a perro flaco, todo son pulgas”, y así parece estar pasando con nuestro país. A la situación arrastrada desde hace ya cinco años, se unen ahora otras ofensivas internacionales y la más que cuestionable gestión llevada a cabo por las entidades financieras nacionales y la supervisión desarrollada por el Banco de España.

Todos estos factores afectan a la credibilidad de la banca y, con ella, a la de España en su conjunto, por lo que los próximos meses serán decisivos para la delicada economía de nuestro país. Hasta cinco empresas auditoras se encargarán de calificar los procedimientos y analizar la morosidad oculta de nuestras entidades, sobre las cuales ya alertó en su momento el Fondo Monetario Internacional.

A finales del mes de junio se conocerá la nota que obtienen sus balances y veremos cómo responde el sector financiero a una prueba de estrés que no es otra cosa que ver qué capacidad de resistencia tendría en caso de operar en un escenario aún más adverso.

Este test puede resultar bastante esclarecedor, ya que históricamente ninguna de las empresas que lo suspendieron sobrevivió como entidad independiente, y las que lo aprobaron con suficiente raspado son las que hoy están en el candelero.

En este sentido, aun con la lógica indignación de muchos, hay que darse cuenta de que la situación es susceptible de empeorar si no pasáramos este examen –hecho que, sinceramente, estoy convencido de que no va a suceder–. En medio del presente escenario, en el que todos nos esforzamos por encontrar alguna noticia positiva, no podemos pasar por alto el propio régimen de franquicia.

Pese a la progresiva contracción del crédito y la consecuente reducción del flujo del dinero para nuevas iniciativas empresariales, el sistema creció en 2011 casi un 7% en su conjunto, y en el primer trimestre de este año ha continuado su particular ascenso, tanto en el desarrollo de nuevos proyectos como en la expansión de las redes ya establecidas.

Es cierto que una buena parte de este auge está protagonizado por una creciente búsqueda de autoempleo, que a su vez viene impulsada por la situación de crisis, la pérdida de trabajo y la caída de las nuevas contrataciones, pero esto no desvirtúa el hecho de que la franquicia se esté convirtiendo en un reducto de emprendimiento que vuelve a demostrar su vitalidad.
Fuente: Barbadillo Asociados

 


Sigue a Barbadillo y Asociados
Barbadillo y Asociados




Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.