La franquicia Quick Gold reinventa la compra-venta de oro

Aplica como principios de negocio una serie de valores como la transparencia, la veracidad, la fiabilidad, la flexibilidad, la empatía o la profesionalidad.

Fecha: 12/01/2012

La franquicia Quick Gold reinventa la compra-venta de oro
Quick Gold, la franquicia especializada en la compra-venta de oro perteneciente al Grupo Otsu, ha dado un giro al concepto que representan las tiendas de compra-venta de oro, gracias a su innovadora filosofía empresarial.

La firma ha establecido una serie de principios que se aplican en todos sus establecimientos, aportando un valor añadido a la marca Quick Gold:

-Transparencia: todo queda a la vista del cliente. Los precios del oro son claros, así como los pesajes y la forma de calcular el valor final de las transacciones.

-Veracidad: la compañía se compromete a cumplir siempre con sus mensajes publicitarios, para no crear falsas expectativas a sus clientes.

-Fiabilidad: la enseña cuenta con los mejores sistemas de detección y verificación para que las tasaciones se ajusten a la realidad. La formación está totalmente adaptada a las exigencias de los clientes.

-Flexibilidad: siempre se escuchan las propuestas de los clientes, con actitud de mejora y para aportar nuevas soluciones a sus necesidades.

-Empatía: sus responsables entienden la importancia de cada venta para el cliente, por lo que el asesoramiento es totalmente personalizado.

-Profesionalidad: todo el personal de la empresa conoce a la perfección el protocolo a seguir en cada operación, así como los temas relacionados con compra de los metales y piedras preciosas, para prestar un asesoramiento completo a cada uno de los clientes.

-Cambio de imagen: los establecimientos de la cadena se conciben más como una oficina financiera, con una decoración moderna y funcional, muy distante de los locales tradicionales.

Esta política ha logrado que Quick Gold cambie la percepción que hasta ahora se tenía de los establecimientos especializados y franquicias de compra-venta de metales preciosos, logrando un incremento de confianza entre clientes, franquiciados y proveedores.

Prueba de ello es que más de la mitad de las compras de sus establecimientos provienen de clientes que ya han vendido con anterioridad a la cadena, consolidando un alto nivel de fidelidad en el mercado.

Así, los nuevos establecimientos de compraventa de oro en Madrid y  Zaragoza de Quick Gold han tenido gran aceptación desde su apertura debido al alto grado de reconocimiento de la marca.

La inversión necesaria para poner en funcionamiento una franquicia Quick Gold gira en torno a 70.000 euros en locales con un mínimo de 20 metros cuadrados ubicados en poblaciones con más de 100.000 habitantes, aunque realiza un estudio detallado para cada posible ubicación.
Fuente: Nota de prensa

 


Sigue a Barbadillo y Asociados
Barbadillo y Asociados




Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.