La franquicia Häagen-Dazs no es solo para el verano

Los franquiciados de la marca amortiguan la caída de la demanda de helado en invierno con una variada gama de pastelería.

Fecha: 20/12/2011

La franquicia Häagen-Dazs no es solo para el verano
De cheesecake con fresas, de chocolate belga o de dulce de leche. El helado de la franquicia Häagen-Dazs ha conquistado los paladares españoles desde que en 1992 instaló sus primeras dos tiendas, en Barcelona y Mallorca. ¿Cuál es su secreto?

La clave hay que empezar a buscarla en el Bronx neoyorkino, en 1821, cuando una familia de origen polaco comenzó a fabricar helados de manera artesanal y con ingredientes naturales y seleccionados. “Ese saber hacer y ese espíritu por ofrecer un helado de gran calidad se transmitió en el tiempo y durante generaciones hasta que en 1961 se fundó la marca Häagen-Dazs, que ofrecía helados de fresa, chocolate, café y vainilla a restaurantes y otros establecimientos”, explica Ignacio Barbadillo, director de Operaciones de la cadena.

A finales de los 70 la enseña implantó sus primeros establecimientos, y a mediados de los 80 saltó a Europa. En la actualidad, la red está formada por unas 900 heladerías en más de 50 países, de las cuales alrededor de 300 funcionan en Europa.

Cuando los responsables de la marca aprovecharon los Juegos Olímpicos de Barcelona para instalarse en España, conocían una de las posibles dificultades que tendrían que sortear: la estacionalidad del helado.

“En España tomamos una media de 6,5 litros de helado por habitante cada año, una cifra que aún está muy por debajo del norte de Europa, donde el consumo se acerca a los 20 litros”, apunta Barbadillo. “Nuestra media está en línea con los países mediterráneos, que paradójicamente es donde las temperaturas son más altas. Se trata simplemente de una cuestión cultural”.

Para amortiguar la caída de la demanda en invierno, la cadena ideó dos cartas, con sabores más refrescantes en verano y más intensos en invierno, además de una serie de productos complementarios, que ha ido actualizándose a lo largo del tiempo.

Si en verano el cliente puede encargar un batido, en invierno podrá acompañar su helado con pastelería selecta, fabricada en Grecia por General Mills –el grupo empresarial de alimentación al que pertenece la enseña–, y que se hornea en destino. Una de las últimas incorporaciones es el Bruffin, una mezcla de brownie y muffin (magdalena).

Los responsables de la Häagen-Dazs tienen claro que no quieren a un mero dependiente como franquiciado. “Buscamos a verdaderos gestores. Por supuesto que también es necesaria su implicación, pero no queremos que pierdan la visión del negocio por colocarse detrás del mostrador”, señala Barbadillo. “Por eso, es mejor encargar esas tareas a un director de tienda”, añade.
Fuente: Barbadillo Asociados

Contacte con HÄAGEN-DAZS

 
Acepto el aviso legal.

 


Sigue a Barbadillo y Asociados
Barbadillo y Asociados




Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.