El pequeño ahorrador español dedica poco tiempo a pensar en su inversión

La agencia de valores Gestiohna apunta cuatro aspectos fundamentales a tener en cuenta a la hora de realizar cualquier inversión.

Fecha: 03/03/2011

El pequeño ahorrador español dedica poco tiempo a pensar en su inversión

Los últimos casos de quiebra y suspensión de pagos que han salido a la luz arrastrando consigo los ahorros de miles de pequeños inversores indican que los españoles no le dedicamos el tiempo necesario a evaluar los productos o proyectos en los que invertimos, aseguran los expertos de Gestiohna Asesores Financieros.

Diversos estudios de la Organización de Consumidores (OCU) apuntan que el ahorrador español dispone de poco tiempo para valorar su inversión y que suele informarse sólo a través de la entidad financiera que le ofrece el producto, por lo que apenas contrasta la información que ésta le ofrece. Además, el 25% de los clientes no conserva la documentación de sus inversiones, y más de la mitad no lee la letra pequeña del producto contratado y desconoce, por tanto, los costes del mismo.

Para la mayoría de ellos, además, el cuestionario MIFID es una simple encuesta. Sin embargo, se trata de un elemento fundamental para acertar con el producto de inversión ya que, por un lado, permite a la entidad financiera conocer el perfil de inversor del cliente y, por el otro, evalúa su conocimiento sobre el producto que tiene previsto contratar. “Si el cliente aprueba el cuestionario se supone que está suficientemente informado para contratar el producto y, por lo tanto, podría reclamar sus resultados a la entidad. Sin embargo, y pese a su importancia, muchos piensan que es una simple encuesta del banco o del Ministerio de Economía y Hacienda”, subraya Ricardo Sánchez-Seco, responsable de fondos de Gestiohna.

Las cuatro claves de la buena inversión

La agencia de valores Gestiohna apunta cuatro aspectos fundamentales a tener en cuenta a la hora de realizar cualquier inversión:

1. Contar con el asesoramiento de un profesional independiente, que nos aconseje de forma objetiva e independiente sobre nuestras inversiones, alejado de los conflictos de intereses propios de la entidad financiera.

2. Adecuar el producto financiero al perfil del inversor. No todos los productos se adecuan a los intereses de cualquier ahorrador. “Es el asesor quien debe ayudar a su cliente a encontrar aquellos productos de inversión que coincidan con su perfil y le permitan cumplir sus objetivos”, explica Sánchez-Seco. “Para ello es necesario analizar la capacidad del cliente para asumir pérdidas temporales e informarle de que en cualquier inversión existe un riesgo, que generalmente es mayor en aquellos que ofrecen mayores rendimientos”, continua Sánchez-Seco.

3. Informarse y conocer todas las características de un producto antes de invertir en él, acudiendo a distintas fuentes y solicitando la información legal del producto. “No deberíamos invertir hasta disponer de toda la información por escrito y asegurarnos de que quien lo ofrece representa a una entidad debidamente registrada en la CNMV”, explica el experto de Gestiohna.

4. Valorar y estudiar diversas opciones porque, según destaca Sánchez-Seco, “en las inversiones es el cliente final quien compromete sus ahorros, por lo tanto es necesario tomarse un tiempo para reflexionar sobre las distintas opciones”.

Fuente: Nota de prensa

 


Sigue a Barbadillo y Asociados
Barbadillo y Asociados




Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.