Franquicia Bye Bye pelos: el secreto de la fotodepilación sin cierres

Con su apuesta por la maquinaria de calidad y el servicio al franquiciado en un sector atractivo para los oportunistas ha conseguido no cerrar ningún centro en 4 años.

Fecha: 18/01/2011

Franquicia Bye Bye pelos: el secreto de la fotodepilación sin cierres

La innovación en los tratamientos, la popularización de los precios y un público que gasta una media de 614 euros anuales en mejorar su apariencia física han dado un bello resplandor al rostro del sector estético. Lo han convertido en un nicho sexy e irresistible, a juzgar por el número de franquiciadores a los que ha atraído recientemente. Pero, ¿tiene afecto para tantos pretendientes?

El director de Expansión de Bye Bye Pelos, Carlos Soto, asegura que en el mercado hay sitio para las marcas existentes, aunque duda que todas merezcan estar en él. “No es muy normal que el 50% de las enseñas que operan en el segmento haya surgido en los últimos doce meses. Ante el auge de la actividad, han aparecido oportunistas que intentan sacar provecho, al margen de las expectativas del franquiciado, y esto ha causado que algunas redes vean cómo cada año el 20% de asociados sale de su red, pese a que entra otro 20% de nuevos candidatos. 

Precisamente, ese es su negocio, porque se encuentran con que no les cuesta nada que se vayan –incluso puede que reciban indemnizaciones por incumplimiento de contrato–, e ingresan de nuevo por una plaza que ya habían vendido”, expone Soto, consciente de que esta situación afecta de forma negativa a las firmas que creen de verdad en el sistema de franquicia.

Lógicamente, la apuesta por la calidad tiene un coste de estructura y de personal, por lo que el ejecutivo no se anda con remilgos al admitir que su concepto es uno de los más caros del mercado. “Nuestro esfuerzo por emplear una maquinaria catalogada entre las 5 mejores del país, dar apoyo continuado a los miembros de la red y hacer evolucionar el modelo de negocio imposibilita que podamos vender franquicias a la mitad de lo que lo hacemos. Gracias a ello hemos conseguido no cerrar ningún establecimiento en 4 años”, subraya.

Bye Bye Pelos nació en Terrassa (Barcelona) con la mente puesta ya en la franquicia. Tras abrir un centro piloto en 2006, comenzó a conceder licencias en 2007 hasta abanderar a día de hoy 57 locales (2 propios, que sirven para la formación de los asociados) repartidos por Cataluña, Andalucía, Madrid, Asturias, Canarias, Baleares, Castilla y León, Comunidad Valenciana y Galicia.

En sus gabinetes, la enseña ofrece fotodepilación y fotorrejuvenecimiento –tratamientos que se realizan con la misma máquina– “a precio económico”, pero sin la tradicional tarifa plana por zona. “Preferimos que cada servicio tenga su coste justo para transmitir transparencia al cliente y que vea que no es lo mismo una pierna que un mentón”, señala Soto, que esgrime la misma transparencia a la hora de explicar la eficacia de los servicios: “Somos muy honestos con el consumidor. Cuando un tratamiento no funciona correctamente con él, le informamos enseguida para buscar posibles causas (un estado de ansiedad o la toma de alguna medicación) y plantear una solución. Si finalmente no hay resultados, la mayoría de nuestros centros devuelve el dinero de las primeras sesiones. Nuestro índice de usuarios insatisfechos es de solo un 2%”.

La central, que acaba de lanzar una línea de productos cosméticos complementarios a las sesiones de rejuvenecimiento, no planea por el momento la inclusión de otros servicios de belleza como la cavitación. 

El hecho de que solo un 7% de la gente que se depila emplee el sistema de la fotodepilación y la creencia de que 2011 será un año depurativo con las marcas menos profesionales hacen pensar a Carlos Soto que todavía queda mucho mercado por copar con sus dos disciplinas. “Asimismo, si ya nuestras máquinas pueden infligir una quemadura leve en algún caso excepcional por el contacto con el sol, no nos parece indicado incorporar ahora otra maquinaria cuyo mal uso podría provocar fallos en un riñón o en el hígado. Hay que ser muy cauteloso y asegurarse de que la formación del personal en las nuevas técnicas es exhaustiva, por lo que no tenemos prisa”.

Hasta los 200 en 2013

El objetivo de Bye Bye Pelos para 2011 es incrementar su presencia en Andalucía, Madrid y el norte de España, y alcanzar los 110 centros para llegar a los 200 en 2013. La expansión en nuestro país se combinará con el crecimiento en Italia y Francia, donde en 2010 la enseña catalana abrió 3 establecimientos. 

El director de Expansión apunta que su interés se centra en países europeos donde los requisitos en cuanto a homologación de la maquinaria y titulación del personal son más exigentes. “La mayoría de los mercados donde está entrando la competencia son países del Este y de Latinoamérica, porque no pueden entrar otros”, añade.

Fuente: Redacción En Franquicia

Contacte con BYE BYE PELOS

 
Acepto el aviso legal.

 


Sigue a Barbadillo y Asociados
Barbadillo y Asociados




Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.