La franquicia Trimage incorpora una nueva asociada en el sur de Portugal

Una franquiciada natural de Évora acaba de entrar a formar parte de su red de negocio, consolidando de esta manera la expansión internacional de la enseña.

Fecha: 01/09/2010

La franquicia Trimage incorpora una nueva asociada en el sur de Portugal

Trimage, empresa líder mundial en la realización de esculturas personalizadas a partir de una fotografía, cosecha éxitos también fuera de nuestras fronteras. Esta internacional “familia” acaba de sumar a su gran cadena un nuevo miembro, procedente en esta ocasión de Portugal, concretamente de Evora, al sur del país. 

Elsa Godinho se decidió por Trimage “por la sorpresa que me provocó ver el producto. Es una idea completamente diferente a las demás; me gusta comprobar cómo la gente, al ver lo que se puede hacer con sus fotografías, suelta un exclamación, porque nunca han visto nada parecido”. Esta emprendedora lusa confirma la novedad de este concepto en su país: “no existen actualmente en Portugal competidores con productos similares, existen carencias en el sector. Con Trimage voy a tener la oportunidad de ofrecer una idea novedosa y original, complementaria a las ya existentes”, añade la nueva franquiciada internacional de esta conocida cadena de franquicia.

La empresa que tiene montada con su marido se dedica a la organización de actos y calebraciones, fundamentalmente concentrado en torno a bodas y diversas celebraciones familiares. Pero no sólo. “Las competiciones infantiles, por ejemplo, son muy populares, moviendo a su alrededor a gran número de gente; así que me gustaría cubrir este tipo de eventos, que creo que se pueden ajustar de maravilla al producto que ofrece Trimage”.

Y es que Trimage está pensado para trabajar cómodamente. El franquiciado deja muestras del producto en tiendas de fotografía de su zona exclusiva y asiste a eventos para fotografiar a los protagonistas. “Las fotos se convierten en una escultura en metacrilato que se entrega al cliente que solicitó el servicio entre 7 y 10 días después. Es, entre la fotografía y la escultura que permite guardar para siempre esos momentos o acontecimientos que uno no quiere olvidar. Este proceso se puede realizar para cualquier tamaño y material impreso; desde un llavero o imán hasta esculturas de tres metros” comenta José María Neira, director general de la enseña.

El resultado final se presenta sobre una preciosa base que hará de soporte del conjunto de forma vertical. Por tanto, no será necesaria la utilización de métodos convencionales de enmarcado de fotografías para su presentación. Además con diferentes modificaciones en el acabado, se pueden realizar llaveros, pins, imanes para frigoríficos, adornos de Navidad, soportes para libros, posa-vasos, trofeos, tarjeteros, relojes de pared, servilleteros, pendientes, colgantes... El límite es tu propia imaginación.

Fuente: Nota de prensa

 


Sigue a Barbadillo y Asociados
Barbadillo y Asociados




Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.