Naturhouse previene que en verano también se puede guardar la línea

La central de franquicias reconoce, en cambio, que los cambios de hábitos y el menor movimiento, propios de la época estival, influyen en el aumento de peso.

Fecha: 27/07/2010

La experiencia de Naturhouse durante 18 años en el sector dietético confirma a los especialistas en nutrición de la empresa que en época estival los cambios de hábitos y menos movimiento influyen en el aumento de peso. Está comprobado que el sistema para evitarlo es mantener una dieta equilibrada y llevar una actividad física activa, siempre con asesoramiento profesional.

“En época estival, existe cierta dualidad en nuestro comportamiento, por un lado en verano nos apetece salir más y el calor merma nuestro apetito, pero por otro, también aumenta el cansancio y coincide con el período vacacional en el que estamos más relajados, y en la mayoría de los casos, el resultado es que nos movemos menos. Esto unido a horarios más anárquicos, buffets libres, comidas fuera de casa y alimentos capricho que nos tientan en verano (helados, tapas,…), pasan factura al final del verano y como resultado final nos encontramos en septiembre con unos kilos de más”, expone Isabel López, del Departamento Técnico de la empresa.

Los expertos, que reciben muchas consultas a la vuelta de verano,  insisten en la importancia de ponerse en manos de un buen profesional que asesore y oriente para sentirse bien con el peso en la época más esperada del año. Se trata de adquirir mejores hábitos de alimentación y de comer adecuadamente, aprovechando los alimentos de este período y realizar cierto ejercicio para alcanzar el objetivo deseado en reducción y control de peso.

Las premisas para una dieta adecuada en verano son:

Tomar mayor cantidad de líquidos. La mejor bebida es el agua, pero también puede incluir otras bebidas como los zumos de frutas u hortalizas naturales, té o café frío o bebidas refrescantes.  

Elegir platos más fáciles de elaborar y de digerir. Los alimentos aconsejados son aquellos que ayuden a soportar las altas temperaturas de verano. Para ello, es mejor utilizar preparaciones culinarias que requieran poca cantidad de grasa: plancha, hervido, horno, papillote o microondas. 

- Consumir frutas propias de la estación y ensaladas. Una buena opción para este verano sería consumir cremas frías o ensaladas a base de frutas frescas.

No olvidar el movimiento. Salir a caminar como mínimo 3 días a la semana durante 45 minutos o 1 hora a paso rápido ayuda a mantener su línea. Evitar las horas de exposición solar– salir a caminar a primera hora de la mañana o a última de la tarde-. 

Evitar las salsas y las frituras. En período vacacional suele aumentar el consumo de tapas o gran variedad de ensaladas. Para hacer más atractivo el plato se suele ligar con gran variedad de salsas. Para controlar la línea, es mejor apostar por salsas ligeras y evitar frituras.

El sistema NaturHouse pone un profesional a la disposición del cliente, que después de una encuesta dietética totalmente gratuita para conocer sus hábitos y preferencias culinarias, le proporciona una pauta dietética adaptada a su perfil y ritmo de vida, consiguiendo el máximo cumplimiento y obteniendo una mayor efectividad en la pérdida y control del peso.

Fuente: Nota de prensa

Contacte con NATURHOUSE

 
Acepto el aviso legal.

 


Sigue a Barbadillo y Asociados
Barbadillo y Asociados




Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.