Trimage logra que cada vez más franquiciados se interesen por su ‘home based business’

Empresa pionera en el sector, incorpora al sistema de franquicia un concepto sencillo: productos innovadores y revolucionarios, basados en la fotografía en 3D, con una mínima inversión y grandes beneficios.

Fecha: 05/11/2009

Trimage logra que cada vez más franquiciados se interesen por su ‘home based business’
Trimage, empresa líder mundial en la realización de esculturas personalizadas a partir de imágenes tridimensionales acaba de sumar a su cada vez más extensa red una n ueva franquicia, en Huelva. Al frente de la misma se encuentran dos emprendedores, Antonio López Domínguez y Manuel Fernández López, naturales da la localidad onubense de Encinasola, en plena serranía y limítrofe con Extremadura y Portugal. Si hay algo que estos dos emprendedores destacan del concepto es su lado original y divertido: “Nos sorprendió tanto por tratarse de algo innovador y realmente original, que desde luego no tiene parangón en nuestra tierra, como por el hecho de tratarse de un concepto de franquicia de inversión relativamente baja pero de amplio mercado y buenas perspectivas de beneficios; vamos, que el negocio tiene prácticamente asegurada su viabilidad, a nada que te sepas mover un poco”.
 
Y esa es la intención de estos dos emprendedores, quienes aseguran estar satisfechos con la formación recibida en las oficinas de la central, en Madrid. Antonio López y Manuel Fernández, que siempre han sido trabajadores por cuenta ajena, en el sector de la hostelería y de la electrónica, respectivamente, explican que afrontan con ilusión el reto comercial: “Fueron tres razones las que nos hicieron decantarnos por Trimage. La primera, que nos impactó el producto nada más conocerlo y suscitó en nosotros gran interés por ser un concepto atrayente y divertido, sin competencia en Huelva; además, la inversión que requería no era muy elevada y estaba al alcance casi de cualquier persona; y finalmente el poder realizarlo desde nuestros hogares, puesto nos va a permitir hacerlo compatible con nuestras actividades”. Además, lo importante de todo negocio, que es darlo a conocer, especialmente cuando se trata de una novedad antes desconocida en un mercado, “ya lo tenemos resulato, porque aquí las esculturas que piuedas dejar de muestra en librerías y papelerías, tiendas de regalo o decoración... son nuestro mejor escaparate porque suponen el mejor reclamo”. Pero estos dos emprendedores piensan también “atacar” el mercado de los clubes deportivos, las asociaciones de todo tipo, etcétera. “Al tratarse de conceptos tan vistosos llaman la atención de los protagonistas o de sus padres, al verlos por primera vez: la escultura que se hace en Trimage es muy real, y no son muchos los progenitores que llevan a sus hijos a jugar al deporte que sea y que se quedan admirados al ver como de una simple fotografía del equipo se puede sacar una escultura y personalizada que gusta mucho más. Pensamos que es un negocio con futuro y que va a sorprender”.
 
Y es que lo que convierte a esta enseña en un concepto exitoso y que triunfa allá por donde va convirtiéndose en la franquicia preferida de los emprendedores, es el tener la posibilidad de trabajar, sin gastos fijos y con horarios muy flexibles. Todo eso unido a su baja inversión le posicionan como el número uno en su sector. Trimage está pensado para trabajar cómodamente. El franquiciado deja muestras del producto en tiendas de fotografía de su zona exclusiva y asiste a eventos para fotografiar a los protagonistas. “Las fotos se convierten en una escultura en metacrilato que se entrega al cliente que solicitó el servicio entre 7 y 10 días después. Una fotografía o una escultura que permite guardar para siempre esos acontecimientos que uno no quiere olvidar. Este proceso se puede realizar para cualquier tamaño y material impreso; desde un llavero o imán hasta esculturas de tres metros” comenta José Mª Neira, director general de la enseña.
 
El resultado final se presenta sobre una preciosa base que hará de soporte del conjunto de forma vertical. Por tanto, no será necesaria la utilización de métodos convencionales de enmarcado de fotografías para su presentación. Además con diferentes modificaciones en el acabado, se pueden realizar llaveros, pins, imanes para frigoríficos, adornos de Navidad, soportes para libros, posa-vasos, trofeos, tarjeteros, relojes de pared, servilleteros, pendientes, colgantes... el límite es la propia imaginación del cliente. Y es que convertirse en franquiciado de Trimage es sencillo puesto que la central imparte al futuro asociado un curso de formación de dos días en sus oficinas de Madrid ofreciéndoles manuales operativos y un servicio de asistencia permanente. Posteriormente cuenta con su apoyo en su propio domicilio, con visitas periódicas, para ayudarle a desarrollar su negocio lo mejor posible.
Fuente: Nota de Prensa

 


Sigue a Barbadillo y Asociados
Barbadillo y Asociados




Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.