No+Vello inicia su expansión internacional en franquicia

La cadena inaugura un local en la localidad de Amora (Portugal).

Fecha: 25/06/2008

No+Vello, cadena de centros estéticos especializados en fotodepilación con tarifa plana, ha comenzado su expansión internacional con la apertura de un establecimiento franquiciado en Portugal. El local estará ubicado en Amora, localidad muy cercana a la capital del país luso, y ofrecerá todos los servicios de la cadena. 

El centro, que se inaugurará en el próximo mes de septiembre, será gestionado por una emprendedora procedente del sector de la estética que se interesó por No+Vello tras conocer su desarrollo en España. 

La firma tiene previsto consolidar su presencia en Portugal con la concesión de un máster franquicia que se encargue de desarrollar la marca en el país vecino. Las previsiones apuntan a que No+Vello ampliará el número de centros antes de final de año. 

Con la firma de este acuerdo para la apertura de un centro en Portugal, No+Vello comienza su desarrollo a nivel internacional. Según los responsables de la marca, actualmente se han iniciado los contactos para exportar el modelo de negocio a países como Francia, Italia, Polonia, Rumania y México.

No+Vello es un innovador concepto de negocio que está revolucionando el sector de la estética al proponer una tarifa plana unisex: 30 euros por sesión y zona. Para ello utiliza equipos de fotodepilación IPL (Luz Pulsada Intensa) de última generación que permiten tratar cualquier tipo de piel y de vello. Se trata de una técnica indolora, segura y sencilla que elimina el vello en cualquier parte del cuerpo obteniendo resultados efectivos y duraderos. 

A nivel nacional, No+Vello cuenta actualmente con 214 establecimientos en toda España, 88 de ellos operativos y 126 en fase de implantación. Un 16,5 por ciento de los franquiciados de la cadena tienen más de un centro. Y de este porcentaje, un 48 por ciento son titulares de 3 o más centros.

No+Vello ha experimentado desde su nacimiento un espectacular crecimiento. La firma, que comenzó su expansión como franquicia en noviembre de 2007 con la previsión de alcanzar los 150 establecimientos a finales de 2008 ha superado ampliamente esta cifra en los primeros meses del año. 

La inversión inicial para unirse a esta red de franquicias es de 30.000 euros, que incluye el equipo de fotodepilación, el software de gestión propio, el mobiliario y la decoración del centro. Es necesario un local con una superficie mínima de 40 metros cuadrados a pie de calle, con amplio tránsito peatonal, pero no necesariamente en primera línea comercial en localidades de más de 5.000 habitantes de toda España.

El perfil del franquiciado es el de un inversor interesado en un negocio rentable o una mujer que busque autoempleo. El personal necesario para cada centro es un gerente y una operaria. No es necesaria experiencia previa, ya que la central ofrece un completo plan de formación y apoyo constante al franquiciado.


 


Sigue a Barbadillo y Asociados
Barbadillo y Asociados




Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.