Amorino inaugura su primera heladería en España

La enseña internacional ya cuenta con un local en el emblemático Barrio de Gracia de Barcelona.

Fecha: 23/04/2008

Amorino inaugura su primera heladería en España

Amorino, enseña internacional de heladerías artesanales italianas, acaba de llegar a España de la mano del grupo Fantastic (entidad responsable de la implantación de Cinebank en el país). 

Esta primera boutique está ubicada en el mítico barrio de Gracia de Barcelona, concretamente en la calle Gran Gràcia 53, en donde los habitantes y turistas de la ciudad Condal ya pueden disfrutar de su variada carta de helados y chocolates.

La primera boutique de Amorino se inauguró en 2002 en la isla de San Luis, París, por los maestros heladeros italianos Cristiano y Paolo. El concepto de estas heladerías lo crearon con el fin de hacer descubrir los sabores de los auténticos helados artesanales italianos. 

La idea tuvo tanto éxito, que a los pocos meses abrieron nuevas boutiques, eso sí, guardando el mismo espíritu y la misma calidad. A día de hoy, Amorino es una enseña con presencia internacional que cerrará el año con más de treinta boutiques repartidas en países como Francia, Alemania, Bélgica, España y China.

Lo que diferencia a Amorino es su filosofía de respeto absoluto a la tradición italiana de elaboración del helado artesano y el especial cuidado que presta en la selección de las materias primas. En este sentido, la leche es siempre fresca, los huevos son bio, y las frutas de temporada son especialmente escogidas de las mejores producciones del mundo, como, por ejemplo, el mango de la India, el pistacho de Bronte (Sicilia) o las avellanas de Langhe (Italia). 

La variedad queda presente mediante los 24 sabores diferentes de cremas y sorbetes que se ofertan en la carta de Amorino. La oferta se completa, por otra parte, con los sorbetes, el té y las “Delizie d´Italia”, una gama de confitería fina, frutos secos recubiertos de chocolate y chocolates selectos con una presentación muy cuidada y una fabricación artesanal. De esta manera, Amorino propone un amplio surtido de productos que se pueden consumir a lo largo de todo el año e independientemente de la estación.

Las boutiques de Amorino recrean un espacio cálido y atemporal. Decoradas con materiales nobles como la piedra, el roble macizo y el mármol; el color marrón y la figura de Cupido, símbolo identificativo de Amorino, confieren a todas las boutiques de la firma un ambiente agradable y acogedor.

Amorino está buscando socios interesados en compartir el saber hacer del líder de la heladería-chocolatería artesanal italiana. Mediante la franquicia la enseña quiere implantarse en las principales ciudades y capitales de provincia de España. 

Los establecimientos, de entre 30 y 50 metros cuadrados, deberán contar con un mínimo de 4 metros de fachada, un pequeño almacén y situarse en calles de primer orden o bien en centros comerciales. Los futuros franquiciados de Amorino tendrán que implicarse sólo en la gestión y control diario de la actividad dado que todo el producto llega preparado para servir. 

Con una inversión inicial a partir de 200.000 euros (mobiliario, maquinaria, obra civil y canon incluidos) y ningún royalty sobre el volumen de facturación, Amorino brinda a todos sus candidatos la oportunidad de convertirse en expertos artesanos  y sentirse orgullosos del negocio que regentan.

Contacte con AMORINO

 
Acepto el aviso legal.

 


Sigue a Barbadillo y Asociados
Barbadillo y Asociados




Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.