Elefante Azul, la franquicia que se preocupa por el ahorro de agua

El lavado a presión de vehículos consume 10 veces menos.

Fecha: 17/04/2008

La escasez de agua que parte del país está sufriendo en los últimos tiempos está trayendo consigo la amenaza de restricciones, que, en determinados casos, ya se han hecho realidad. El agua se convierte cada vez más en un bien de lujo, por lo que las administraciones ya han empezado a abrir expedientes sancionadores por malbaratamiento de agua potable.

Cada vez resulta más necesario abordar el impacto del hombre en el medio ambiente para proteger los recursos hídricos, con el fin de utilizar la menor cantidad de agua posible con mejores resultados, incluso en los actos más cotidianos.

Lavar el coche es una de esas actividades que puede suponer un malgasto de agua considerable. Según datos de Elefante Azul, la principal red europea de centros de lavado de vehículos a alta presión, los automovilistas españoles lavan una media de 15 veces al año sus vehículos.

Utilizando un sistema de lavado mediante agua a presión, con el que bastan entre 40/50 litros para limpiar la carrocería de un turismo de tamaño medio, cada usuario tendría suficiente con una media de 750 litros anuales para mantener la limpieza de su automóvil. Lavar el coche en casa, mediante el agua potable de una manguera doméstica es un hecho prohibido por ley a causa del malgasto innecesario de agua que se produce: unos 500 litros de agua por cada lavado. Teniendo en cuenta la media de 15 lavados anuales, utilizar este sistema ilegal de lavado supondría un gasto de 7.500 litros de agua anuales (es decir, casi 7.000 litros más que utilizando el agua a presión).

Los túneles de lavado son una opción intermedia que, estando perfectamente regulados por la ley, suponen igualmente un malgasto de agua. Este sistema de lavado de vehículos gasta entre 75 y 300 litros por vehículo, dependiendo si la instalación dispone o no de un sistema de reciclado del agua.

En España existen básicamente cuatro formas de lavado: el de alta presión, el de rodillo con y sin reciclaje de agua y el manual. Las diferencias en el consumo de agua son notables: el sistema de lavado a presión utilizado por Elefante Azul gasta cerca de 50 litros por vehículo, mientras que el consumo del rodillo con reciclaje es casi el doble. Entre el lavado manual de un vehículo con manguera y otro a alta presión se puede ahorrar más de un 90% en el consumo de agua. Lavar un vehículo en el jardín, en la calle o simplemente en centros no diseñados para el tratamiento y consumo de agua, supone un gesto innecesario de agua y un efecto nocivo sobre el medio ambiente.


 


Sigue a Barbadillo y Asociados
Barbadillo y Asociados




Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.