Los 3 modelos de Javierre

La compañía constructora ofrece tres tipos de franquicia para captar tanto a personas sin experiencia en la actividad como a empresas que ya operan en el sector, con o sin maquinaria y personal propios

Fecha: 12/03/2007

Javierre, empresa aragonesa dedicada a movimiento de tierras, subcontratación de excavaciones y ejecución de obra civil, ha ideado tres opciones de franquicia para sus futuros asociados. Éstos pueden provenir de dos ámbitos: empresas en activo dentro de cualquier gremio de la construcción, con estructura y personal propio, u otras que no cuentan con estos recursos y que los subcontratan. Igualmente podrán ser franquiciados personas sin experiencia pero con interés en el sector, sintonía con el servicio y con la marca.

“Todos los casos se beneficiarán de los 40 años de experiencia de la enseña en los que ha desarrollado un sistema de trabajo y gestión contrastado y reconocido en el ámbito nacional e internacional, que incorpora métodos y procedimientos basados en el compromiso constante con la Responsabilidad Social Corporativa, la transparencia y la sostenibilidad”, indica su portavoz.

El principal objetivo de Javierre es transmitir a todos los franquiciados sus valores. “Queremos ofrecer una respuesta a la situación en la que se encuentra el sector de la construcción en el que trabajamos, especialmente hacia la actividad de la subcontratación. En ella se observan graves deficiencias en gestión de empresa y una serie de riesgos intangibles asociados, muy peligrosos para la supervivencia a largo plazo de este tipo de empresas”, comenta Antonio Javierre, Director General de la enseña.

“El perfil del franquiciado de Javierre es una persona emprendedora, con marcado carácter comercial, amplio sentido ético y probada honestidad”, explica la central. No es necesario que posea una cualificación técnica previa. Las empresas que dispongan de maquinaria necesitarán una oficina-nave de 200 metros cuadrados aproximadamente y deberán realizar una inversión inicial de 17.000 euros. Las empresas que no cuenten con maquinaria y la vayan a subcontratar, precisarán un local para oficina de 100 metros cuadrados y necesitarán igualmente 17.000 euros para la inversión inicial. Por último, aquellos que se quieran incorporar a la enseña de Javierre y no tengan ninguna empresa previa deberán realizar una inversión inicial de 32.000 euros. En los tres casos se incluye un canon de entrada de 12.000 euros. La cuota de mantenimiento es de 1.100 euros al mes y el canon de publicidad de 300 euros al mes.

 


Sigue a Barbadillo y Asociados
Barbadillo y Asociados




Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.