Los compromisos de Kumon

La franquicia de aprendizaje a través de las matemáticas firma sólo con los candidatos que superan la formación. Según la central, esta medida beneficia a ambas partes porque el asociado prueba como es el negocio mientras la empresa evalúa sus aptitudes

Fecha: 04/12/2006

Kumon, red de centros de aprendizaje basado en las matemáticas, se compromete a firmar el contrato de franquicia con el emprendedor una vez que éste han pasado el curso de formación. “Con esta medida, lo que se pretende es que el franquiciado no se ate a una empresa cuya actividad puede no corresponder con la idea que se había formado”, explica un portavoz de la firma. “Por otro lado, es una forma de que la central de franquicia se asegure de que las personas que van a entrar en su red cumplen con el perfil que busca, algo que se puede observar en las entrevistas previas al inicio de la formación, pero que se comprueba más en profundidad una vez que se empieza a trabajar conjuntamente con el franquiciado en el entrenamiento”.

Mediante el curso de formación Kumon introduce a los futuros franquiciados en el método Kumon, que se basa en la solución de ejercicios prácticos de cálculo que van introduciendo progresivamente nuevos conceptos para asimilarlos más fácilmente. El franquiciado entra en contacto con estos ejercicios, y los resuelve también por su cuenta. Los futuros profesores aprenden cómo enseñar este método, cómo corregir los cuadernillos y cómo planificar las actividades de modo que se consiga el máximo rendimiento del alumno. Además, en este curso se les enseña a gestionar su negocio de la mejor forma posible en términos de organización y gestión de empresas. Se presta especial importancia a la forma de relacionarse del candidato con los alumnos y con los padres de los mismos.

Kumon está centrando su expansión en Cataluña, la Comunidad Valenciana y Madrid. Para ampliar el número de centros que posee en estas Comunidades Autónomas (177, de los que 3 son propios y 174 franquiciados), busca a titulados universitarios, no necesariamente en Matemáticas o Pedagogía, con inquietud por la educación.

Para poner en marcha un centro Kumon hay que realizar una inversión inicial de 180 euros, y posteriormente pagar el 50% y el 40% de las matrículas y las mensualidades respectivamente. La cadena busca titulados universitarios con inquietud por la enseñanza. Los centros Kumon tienen al menos 40 metros cuadrados y están situados en localidades por encima de 30.000 habitantes.

 


Sigue a Barbadillo y Asociados
Barbadillo y Asociados




Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.