Prosolar, empresa andaluza de energía solar, abrirá siete franquicias más antes de acabar el año

En Alcalá de Henares, Guadalajara, Pamplona, Córdoba, Toledo, Palencia y Torrejón de Ardoz

Fecha: 15/11/2005

Prosolar, empresa andaluza especializada en energía solar, acaba de inaugurar un nuevo establecimiento en la ciudad malagueña de Marbella, concretamente en la Avda. Severo Ochoa, s/n, en el Edificio de la Marina. El franquiciado que regenta el establecimiento, José Luis Velasco, vio la oportunidad de introducirse en un mercado tan innovador como el de la energía solar y no se los pensó dos veces. “Conocí la marca y me gustó el sector, que sin duda tiene futuro. Además, la formación que te da Prosolar es muy completa y muy bien estructurada para no tener ningún problema a la hora de dirigir mi franquicia”, explica este emprendedor.

Esta inauguración se contempla dentro del plan de expansión que llevará a Prosolar a abrir siete franquicias más antes de acabar el año. Estos establecimientos se ubicarán en Alcalá de Henares, Guadalajara, Pamplona, Córdoba, Toledo, Palencia y Torrejón de Ardoz. Ya para primeros de año, sólo para el primer mes, tiene firmadas otras seis franquicias distribuidas por Benalmádena, Fuengirola, Jaén, Antequera, Valencia y Bilbao.

Prosolar busca personas plenamente convencidas de las bondades de las energías alternativas, con ganas de trabajar en su propio negocio, con dotes comerciales, y que se comprometa a gestionarlo tal y como se le indica en los manuales operativos, ya que de esta manera se conseguirá el mayor beneficio. El concepto de servicio y atención al público debe ser prioritario en su mentalidad. Además, este negocio resulta sumamente interesante para inversores que posean o puedan hacerse con suelo rústico no edificable o zonas áridas, en los que sí se pueden instalar placas fotovoltáicas, cuya rentabilidad es enorme, debido a que, por ley, la compañía eléctrica que opera en la zona ha de adquirirle la energía generada (a 42 céntimos de euro el kilowatio).

La experiencia de esta empresa en la energía renovable proveniente de la luz del sol se remonta a 1993, cuando abrió su primera oficina, y durante este tiempo la empresa ha desarrollado un crecimiento paulatino. “El número de clientes fue creciendo, y ello nos empujaba a estar más cerca del instalador y su cliente, de tal manera que en 1995 eran cuatro las delegaciones abiertas con las que contábamos”, explica María José Rubio, directora de expansión de la compañía.

Una vez asentadas las bases, comenzó entonces la extensión de la red por toda Andalucía, abriendo delegaciones en las poblaciones y capitales más importantes, para más tarde extenderse al País Vasco, Cataluña, Extremadura y Madrid.

Prosolar es una empresa andaluza especializada en energía solar cuyo concepto concreto abarca todas las operaciones de proyectos, promoción, distribución, y comercialización de dicha energía. La compañía ha trabajado mucho en cuidar los detalles de cada operación en la que intervienen realizando todas las gestiones necesarias para la obtención de licencias, proyectos, subvenciones, colegios profesionales, y organismos oficiales, buscando la mejor financiación posible, aunando voluntades e intereses y consiguiendo los mejores acuerdos tanto para el franquiciado, como para su cliente.

Dentro de los requisitos económicos que se solicitan figura un canon de entrada de entre 12.500 y 30.000 euros, dependiendo de la población solicitada, mientras que la reforma del local puede llevarse entre 6.000 y 9.000 euros, cantidades similares a las necesarias para adquirir los primeros paneles y productos de exposición: entre 6.000 y 9.000 euros. Por lo que puede hablarse de 45.000-50.000 euros de inversión total, pues la enseña recomienda a sus asociados un “colchón” financiero para arrostrar la primera fase del negocio. Por lo que se refiere al local, la dimensión mínima del establecimiento es de 50 m2 (si bien son recomendables de 90 a 120 m2 con el fin de disponer de una sala de exposición de las principales líneas de producto). El royalty de explotación es un abono mensual cuya cantidad varía según la zona y el nivel de implicación que busque el franquiciado (si desea llevar a cabo él las instalaciones o delega esta tarea en la central): un 3% de la facturación en compras, un 5% de la facturación en compras (incluyendo proyecto, presupuesto, tramitación y subvenciones) o un 10% de la facturación de venta, para proyectos llave en mano. La duración del contrato se establece en cinco años, pudiéndose renovar por otro periodo de igual; a partir de esa fecha se acuerda un nuevo contrato.

 


Sigue a Barbadillo y Asociados
Barbadillo y Asociados




Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.