Duck Fin presenta una nueva fase en su expansión como franquicia

Con una experiencia de doce años en el asesoramiento financiero a particulares y con doce centros en activo, la empresa gallega quiere potenciar su crecimiento a nivel nacional

Fecha: 15/11/2005

Duck Fin presenta una nueva fase en su expansión como franquicia Duck Fin, Asesor Hipotecario especialista en gestión de financiación a particulares y con la Certificación de Calidad ISO 9001:2000 otorgada por AENOR, presenta su segunda fase en la expansión como franquicia.

La empresa, con sede en Vigo, cuenta con doce centros y posee una experiencia de doce años en asesoramiento financiero a particulares. Desde ahora, afronta un nuevo periodo en su expansión como franquicia. Duck Fin cuenta con oficinas franquiciadas en Compostela, Pontevedra y Ferrol, pero sus objetivos pasan ahora por desarrollar completamente su expansión nacional.

“Hemos estado preparándonos durante todo este año para asumir un crecimiento importante con todas las garantías en la atención al franquiciado. Hemos dimensionado los servicios centrales, todos nuestros departamentos se han consolidado y se han preparado para dar un servicio riguroso y profesional a una red cada vez más extensa. En definitiva, en Duck Fin hemos apostado por invertir en nuestros servicios centrales para garantizar que los futuros franquiciados tendrán todo el apoyo que necesiten”, explica el responsable de franquicias de Duck Fin, Carlos Núñez.

El rigor y la profesionalidad demostrados en la atención al cliente y en los procesos internos de la empresa -auditados y avalados por el certificado de calidad ISO 9001:2000- han sido dos factores clave para mantener un crecimiento sostenido desde la fundación de la empresa, en 1993.

La primera oficina Duck Fin empezó a funcionar en Vigo hace doce años y desde entonces se han abierto once centros más. Si bien la mayor parte se sitúan en Galicia (la enseña cuenta con representación en Vigo, A Coruña, Compostela, Pontevedra, Ferrol, Vilagarcía de Arousa, Ribeira y O Porriño), el hecho de estar presente en pleno centro de Madrid con una oficina propia ha sido clave para potenciar la expansión en otras comunidades, como Cataluña (Duck Fin cuenta con una delegación en Barcelona) y Baleares (en concreto, en Palma de Mallorca).

Los planes de expansión para lo que queda de 2005 y, sobre todo, para todo el año 2006 establecen dos zonas prioritarias: las comunidades de Madrid y Cataluña. “Queremos incrementar nuestra presencia en las dos áreas urbanas más importantes de España porque consideramos que es la mejor manera de potenciar el conocimiento de nuestros servicios como asesores de financiación a particulares”, asegura Carlos Núñez.

Ahora bien, Duck Fin no desecha las candidaturas que empiezan a surgir ya desde otras zonas de España. De hecho, en 2006 se inaugurarán las cuatro primeras franquicias de esta nueva etapa. “En marzo abriremos oficinas en Las Palmas de Gran Canaria, Murcia y en la zona noroeste de Madrid, mientras que para el mes de abril se prevé la apertura del primer centro en Asturias, situado concretamente en Gijón”, explica Carlos Núñez. A estas cuatro franquicias ya concedidas habrá que sumar otras cinco más que se prevé firmar en breve, si las negociaciones que Duck Fin mantiene con distintos interesados llegan a buen puerto.

El franquiciado ideal de Duck Fin es el de un profesional con una sólida formación financiera, con experiencia en la gestión de carteras y clientes, y con un elevado capital relacional en los sectores inmobiliario, constructor y/o asegurador en la zona en que quiere abrir su franquicia.

“No es imprescindible contar con experiencia en el asesoramiento financiero a particulares, porque nuestros procesos de formación inicial y continua suplen cualquier carencia que presente el franquiciado en un primer momento”, apunta Núñez. Aunque la central muestra preferencia por los franquiciados dispuestos a dedicarse a jornada completa a su negocio, no se descarta la figura del inversor en esta nueva fase de expansión.

El franquiciado debe hacer frente a una inversión inicial aproximada de 62.000 euros (cantidad en la que incluye un canon de entrada de 30.000 euros). El royalty se establece en función de las operaciones gestionadas y cobradas por cada franquiciado (normalmente, se establece un 0.5% sobre cada una); además, se reconoce un canon de publicidad (en torno a los 300 euros mensuales) y una cuota de márketing (en torno a los 150 euros mensuales). El local, situado en una entreplanta o en un primer piso, debe medir un mínimo de 80 metros cuadrados y la población mínima para otorgar una zona de exclusividad es de 100.000 habitantes.

Duck Fin adapta su servicio a las necesidades particulares de financiación que presenta cada cliente, al que le asegura las mejores condiciones financieras en su hipoteca. El compromiso con el cliente es claro: Duck Fin sólo recibe sus honorarios si el cliente obtiene la mejor oferta a su alcance.

Por otra parte, el único objeto de negocio de Duck Fin son las hipotecas de clientes que no presentan ni incidencias ni situaciones difíciles y por ello puede prestar un servicio personalizado y con un alto nivel de especialización. Todas las oficinas Duck Fin presentan una extensa red de colaboradores en los sectores inmobiliario, finaciero y asegurador y contribuyen así a consolidar la buena marcha de la empresa.

 


Sigue a Barbadillo y Asociados
Barbadillo y Asociados




Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.