Restaurante Botín se lanza a franquiciar

El restaurante más antiguo del mundo ofrece los conceptos Taberna Botín y Antiguo Café Botín

Fecha: 09/06/2005

El grupo Botín ha desarrollado dos nuevos conceptos vinculados a la marca, donde se mezcla tradición y futuro, incorporando los valores que siempre han caracterizado esta empresa familiar: calidad y servicio. Una inversión no superior a 350.000 euros, un perfil de franquiciado con conocimientos de hostelería y una expansión muy controlada marcarán el crecimiento de esta enseña de restauración temática madrileña.

El restaurante más antiguo del mundo (según el propio el Libro Guinness de los Records), Botín, presenta sus dos nuevos conceptos de negocio en franquicia: Tabernas Botín y Antiguo Café Botín. Establecimiento hostelero de prestigio, que abrió sus puertas en 1725, Botín, presenta estas dos nuevas enseñas que ofrecen posibilidades gastronómicas de la máxima calidad, combinando el pasado con el futuro, donde el café también cobra un protagonismo importante.

El grupo Botín busca franquiciados con conocimientos en hostelería, mentalidad empresarial y habilidades en la gestión de negocios, además de capacidad económica para hacer frente a la inversión total necesaria. “Somos conscientes de que el éxito de nuestra expansión mediante la fórmula de la franquicia, no sólo vendrá dada por nuestra imagen de marca, sino también por la figura del franquiciado”, explica Carlos González, socio y director económico de la firma Botín.

Para ambos conceptos de restauración temática madrileña se necesita una inversión que va desde los 250.000 a los 350.000 €, con un canon de entrada de 24.000 € y un royalty de explotación del 3% de la facturación. La superficie del local debe superar los 200 m2 en zonas de mucho tránsito peatonal. Los ingresos previstos para el primer años son de 800.000 euros para la taberna y 600.000 euros para la cafetería; y el plazo de recuperación de la inversión se establece entre el segundo y el tercer año.

Los planes de expansión de este grupo hostelero, que facturó 5 millones de euros el pasado año, pasan por un crecimiento controlado, posicionándose en las ciudades más importante de la geografía española, y un plan de franquicias internacionales exportando su concepto a ciudades como Nueva York o Moscú, entre otras. “Nuestro grupo cuenta con experiencia internacional en el tema de la franquicia, gracias la apertura de El Restaurante Botín en México DF., al que prestamos asistencia continuada desde el día de su inauguración”, afirma Jesús Felipe Gallego, director de operaciones de la compañía.

La formación del personal es un tema de vital importancia para este grupo hostelero, ya que representa uno de los puntos críticos del negocio, y por ello también se ha creado la Escuela Botín. En esta escuela, todos los camareros y cocineros que se incorporen a la plantilla de la taberna recibirán formación sobre cuáles son su funciones concretas y cuáles las claves para desempeñarlas correctamente.

Desde 1725, en el Madrid de los Austrias, descendiendo los escalones de las antiguas piedras del Arco de Cuchilleros de la Plaza Mayor, el Restaurante Botín ofrece la hospitalidad del pasado y del presente en una sinfonía de tradición culinaria y de atención personalizada al cliente que visita Botín con la gozosa intención de disfrutar de los aromas y sabores que surgen de su centenario horno de leña a través del cochinillo y el cordero asados que constituyen la esencia de su Cocina. Otras materias primas de la máxima calidad son transformadas en los platos genuinos del Restaurante Botín, muchos de ellos proceden del recetario madrileño y castellano.

Como hecho anecdótico referido a esta época cabe señalar que el Libro Guinnes de los Records, en su edición de 1987, afirma que un adolescente Goya, allá por 1765, trabajó como friegaplatos en Botín. En esta misma edición se designa a Botín como el restaurante más antiguo del mundo. La literatura también ha dado buena cuenta de este restaurante ya que fue mencionado por Galdós en Fortunata y Jacinta, por Hemingway en Fiesta y en Muerte en la tarde, y por Ramón Gómez de la Serna en sus Greguerías, entre otros.

 


Sigue a Barbadillo y Asociados
Barbadillo y Asociados




Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.