Taberna Bocatín nombra un responsable inmobiliario para potenciar su expansión

Ignacio Mansino será el encargado de localizar buenas ubicaciones y emplazamientos para los candidatos de la enseña

Fecha: 02/06/2005

Taberna Bocatín nombra un responsable inmobiliario para potenciar su expansión Taberna Bocatín está experimentando un crecimiento espectacular (con 17 establecimientos abiertos en poco más de un año). Un desarrollo al que los responsables de esta cadena madrileña de restauración quieren dar no sólo continuidad, sino un mayor impulso si cabe con el fichaje de Ignacio Mansino, un profesional con enorme experiencia en el mundo inmobiliario, que va a encargarse precisamente de la localización de buenas ubicaciones y emplazamientos, primero para las aperturas propias que Tabernas Bocatín pueda realizar en los próximos meses, pero sobre todo para ir consiguiendo establecimientos con garantías de éxito y a un alquiler razonable a la larga lista de candidatos a franquiciado con los que cuenta la enseña.

La incorporación de un profesional de la talla de Ignacio Mansino (nacido en Madrid, en 1975), licenciado en Derecho y Filosofía y Letras, refuerza el equipo de Expansión que comanda David Pulido, cuyos objetivos para el presente ejercicio pasan por la apertura de al menos otros 13 restaurantes; buena parte de dichos contratos de franquicia están ya firmados, y los franquiciados se encuentran precisamente a la espera de encontrar un emplazamiento adecuado a las exigencias de Tabern Bocatín. “Ese es el grueso de mi trabajo: desplazarme a la población del franquiciado para ver si los locales que propone se adaptan a nuestro modelo e incluso, en caso de que ninguno reúna las características apropiadas, empezar de cero y ayudarle en la búsqueda del idóneo”, señala Mansino, cuya experiencia en el sector inmobiliario se ha forjado en entidades de la talla de Alter Business, Lamana Kapital o House&Town. Su labor no concluye en el momento de encontrar dicha localización, sino que, gracias a su experiencia en este terreno, ayuda al franquiciado a firmar el contrato de alquiler más ventajoso, acostumbrado a negociar para tantos otros miembros de la red.

A partir de esa treintena de tabernas, al concluir 2005, Taberna Bocatín se plantea un crecimiento más estable, con en torno a la veintena de establecimientos por ejercicio, “franquiciados en su mayor parte, pero también con alguna apertura propia donde aparezca una buena oportunidad de negocio y no demos con el franquiciado adecuado”, explica Ignacio Mansino, quien aclara que Taberna Bocatín tiene perfectamente resulta la instalación en centros comerciales, pues son los propios promotores de estas grandes superficies los que cuentan con la enseña madrileña a la hora de planificar el listado de inquilinos de su siguiente centro. De hecho, la cadena madrileña de tabernas tiene ya 10 unidades abiertas en centros comerciales o de ocio. “Este formato es indudablemente atractivo para el gran público, porque el español ya ha empezado a apreciar las ventajas de la unión entre ocio y compras. De forma que los centros comerciales se han convertido en grandes recolectores de público objetivo casi para cualquier negocio. En este sentido, y apostando firmemente por estas grandes superficies comerciales, lo cierto es que nuestro crecimiento –y el de tantos otros– está ligado indefectiblemente al sano desarrollo de los propios centros, cuyas nuevas implantaciones deberán medir muy mucho su ubicación, su equipo gestor, etcétera, para evitar hacerse la competencia entre ellos”.

 


Sigue a Barbadillo y Asociados
Barbadillo y Asociados




Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.