Printertape Ibérica: pensar en el medio ambiente también puede ser rentable

El proceso de rellenado del cartucho vacío permite la venta del consumible a un precio que resulta ser la mitad del coste original

Fecha: 08/03/2005

Printertape Ibérica: pensar en el medio ambiente también puede ser rentable Los tiempos cambian y con ellos también maneras de ver la vida hasta ahora aceptadas como la filosofía de "usar y tirar". Aunque la idea de la regeneración de consumibles informáticos nació en la década de los 60 en EE.UU. como consecuencia de una fuerte crisis económica, la posibilidad de reciclar en vez de tirar no comenzó a abrirse un hueco en la empresa española hasta treinta años después.

Sin embargo, hoy en día la regeneración de consumibles informáticos crece de forma imparable y empresas con amplia trayectoria internacional como Printertape Ibérica, han comenzado a franquiciar su modelo de negocio en nuestro país. La firma cuenta con una red de 8 tiendas en Portugal, 1 propia y 7 franquiciadas.

Según Paulo Leite, director general de Printertape Ibérica “la principal ventaja respecto a nuestros competidores es que nuestra enseña se encarga de todos los pasos del proceso de reciclaje, incluyendo la recogida, el reciclaje y la posterior entrega. Además, los franquiciados trabajan con maquinaria de su propiedad y rellenan sus propios cartuchos, por eso garantizamos un servicio eficaz, seguro y rápido”.

La regeneración de consumibles consiste en el rellenado del cartucho vacío, de manera que se encuentre de nuevo en condiciones de afrontar otro ciclo de utilización con las mismas cualidades de impresión y duración. “PrinterTape Ibérica procede a la regeneración de todas las marcas existentes en el mercado, abaratando su compra en cerca de un 50% del coste original. Para esto la enseña utiliza maquinaria de vanguardia producida por la central”, afirma Leite.

La inversión para poner en marcha un centro de reciclaje de cartuchos oscila entre los 50.000 y los 73.000 euros, según el tipo de máquina escogida por el franquiciado. No existen canon de entrada ni royalties. El local debe contar con una superficie mínima de 60 m², a fin de poder instalar un centro de producción con una pequeña oficina, y encontrarse en poblaciones de, al menos, 20.000 habitantes. No es necesaria buena ubicación.

Contacte con FILL-UP IBÉRICA

 
Acepto el aviso legal.

 


Sigue a Barbadillo y Asociados
Barbadillo y Asociados




Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.