ISMAEL SORIANO GONZÁLEZ, Consejero delegado de BBS

El ejecutivo de la enseña catalana afronta la crisis con la confianza propia de quien lidera uno de los sectores con mejores perspectivas de futuro. No en vano, su principal cliente son las administraciones públicas.

Fecha: 10/09/2009

ISMAEL SORIANO GONZÁLEZ, Consejero delegado de BBS El envejecimiento progresivo de la población y la incorporación de la mujer al mundo laboral han convertido al sector de los servicios sociosanitarios en un relevante nicho de mercado que, además, ha recibido un considerable impulso con la ley de dependencia. No siempre fue así. Cuando las hermanas Balcells Balcells crearon la marca BBS en Granollers (Barcelona), en 1989, se limitaban a facilitar servicios de canguro y asistencia doméstica. La enseña amplió su campo de actuación cuando fue absorbida por Ismael Soriano y Raúl Igual, en 1997. Ahora presta servicios sociosanitarios y domésticos dirigidos a clientes privados, administraciones públicas y grandes cuentas empresariales con una red de 54 establecimientos con la que lidera el sector.
Desde finales del pasado año 2008, Ismael Soriano dirige la compañía tras relevar a Raúl Igual en el cargo de consejero delegado. Además de superar la crisis económica, entre sus objetivos destaca la gestión de un nuevo modelo de negocio, único en el sector, que consiste en empresas coparticipadas entre la central y los franquiciados.

Hace un año Raúl Igual aseguraba que la enseña todavía no había notado los efectos de la ley de dependencia, que ahora cumple dos años desde su entrada en vigor. ¿Aprecian ya el impacto de la normativa?
Hace ya tiempo que se empezó a sentir la influencia de la Ley de Dependencia en el negocio. El dinero está llegando a los ayuntamientos, aunque, también es cierto, no a todos por igual. Esta diferencia se debe a que cada comunidad autónoma está desarrollando la normativa a su ritmo. En Andalucía, por ejemplo, ya tienen presupuesto y hay bastantes concursos.

¿Cree que la ley se ha publicitado lo suficiente?
En mi opinión, se ha publicitado en exceso. Pienso que, en general, la población tiene un gran conocimiento de la normativa. El problema es que, igual que ocurre en otras ocasiones, la financiación ha llegado más tarde, y eso ha creado cierto malestar. Hay muchas personas que ya conocen su grado de dependencia pero todavía no reciben las ayudas. No obstante, las ayudas tienen un carácter retroactivo.

¿Cuál ha sido la evolución del negocio en el último año?
Hemos notado un descenso del número de candidatos por una razón principalmente: tienen muchas dificultades para lograr la financiación necesaria para poner en marcha el negocio, y eso no ocurría antes de la crisis económica. En este sentido, esperamos que la línea de crédito que el ICO destina a las pymes sirva para que haya un repunte de las solicitudes. Sin embargo, a pesar de la coyuntura económica, que es francamente desfavorable, el balance de 2008 es positivo. Hemos ingresado 20.744.288 euros, hemos inaugurado 9 centros y damos trabajo a más de 2.100 personas. La facturación de los servicios sociosanitarios, por ejemplo, ha crecido un 40% en comparación con 2007. Por otra parte, es cierto que no es una buena época, pero sigo creyendo en el negocio igual que al principio.

¿Cuántos locales componen la red en estos momentos?
Actualmente tenemos 54 establecimientos. 5 son propios y 20 coparticipados, y el resto son franquicias convencionales.

¿A cuántos concursos públicos se ha presentado la central y en cuántos ha salido adjudicataria en 2008?
BBS se presentó a 56 concursos para prestar servicios sociosanitarios y nos eligieron en 18 ocasiones. El valor de los contratos ganados supera los 7 millones de euros. Este año vamos a gestionar servicios públicos por 11.512.271 euros.

Uno de los propósitos de la enseña era lograr que el sector público se convirtiera en su principal cliente. ¿Han alcanzado ya este objetivo?
A día de hoy, podemos decir que las administraciones públicas son nuestro cliente número uno; hace ya tiempo que representan más del 50% del total de la facturación.

¿Quién se encarga de identificar, seleccionar y hacer las propuestas a los concursos?
Todo depende de la central. Nosotros identificamos los concursos, elegimos los que nos interesan y presentamos las ofertas. No acudimos a todos, depende del presupuesto.

¿Los franquiciados desempeñan algún papel en estos procesos?
En los concursos no hacen nada. Su labor es darse a conocer en la zona de la franquicia, ponerse en contacto con los ayuntamientos y, cuando ganamos un concurso, gestionar el servicio.

El sistema de franquicia coparticipada que practica BBS es único en el sector. ¿Qué ventajas tiene con respecto al modelo tradicional?
BBS se decantó por el sistema coparticipado, en 2007, porque creemos que la implicación de la central es positiva para el negocio. Hay un mayor control, los servicios de todos los centros son homogéneos y el franquiciado no se siente solo.

¿Este modelo influye en el perfil de los franquiciados?
Sí. Si nos ciñéramos al sistema tradicional, los asociados deberían tener un perfil más técnico.

¿De qué manera está afectando la crisis económica a la contratación de los servicios de atención doméstica?
Está influyendo negativamente, pero no de una manera notable.

¿Tienen dificultades para encontrar personal cualificado para realizar los servicios?
Ahora tenemos menos problemas porque hay más gente en el paro debido a la crisis. También es cierto que algunos tienen experiencia pero no están lo suficientemente preparados, pero cada vez hay más cursos de formación y se están homogeneizando los conocimientos.

¿Qué función desempeña la Fundación BBS?
Tiene dos objetivos principales: formar y reinsertar a personas que están en riesgo de exclusión social y mejorar la calidad del servicio.

¿Cuántas de las personas que han pasado por la fundación trabajan actualmente en centros de la cadena?
No muchas, pero ya tenemos alguna con nosotros. El año pasado impartimos entre 16.000 y 18.000 horas de formación, y este año van a ser muchas más.

El sector de los servicios domésticos se ha caracterizado siempre por la gran presencia de la economía sumergida. ¿Notan algún cambio en los últimos meses?
Sigue siendo un problema para la cadena, pero lo peor de todo es que creemos que con el aumento del número de parados su influencia será todavía más perniciosa.

Según el plan estratégico de la enseña, en 2013 tendrán 350 centros operativos en España. ¿La crisis no ha modificado esta proyección?
No hemos revisado todavía las previsiones.

¿Cuántas aperturas tienen previstas para el presente ejercicio?
Esperamos alcanzar las mismas cifras que en 2008, entre 8 y 9 aperturas. La próxima será en Oviedo.

¿De qué manera determinan


 


Sigue a Barbadillo y Asociados
Barbadillo y Asociados




Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.