Margarita Lolo, franquiciada de Il Profumo

He tardado más de un año en obtener la financiación.

Fecha: 09/07/2009

Margarita Lolo, franquiciada de Il Profumo

Margarita Lolo es considerada en la central de Il Profumo como un ejemplo de tesón y constancia. El gusanillo emprendedor llevaba tiempo rondándole y, en octubre de 2007, decidió tantear sus posibilidades de financiación: presentó dos casas –una con hipoteca–, su nómina y la de su pareja. En el Banco Santander le aseguraron la viabilidad de un préstamo. Tras contactar con la franquicia de restauración italiana, su “calvario” comenzó en enero de 2008. “Al volver a la sucursal, la situación había cambiado. Visité otras entidades, pero todas me replicaban que no tenía suficientes ingresos”, recuerda.

Entonces, Lolo recurrió a la Sociedad de Garantía Recíproca Aval Madrid para obtener un crédito de 300.000 euros. “Los trámites han sido tediosos y he tenido que entregar hasta 3 veces la misma documentación. Además del plan de negocio y viabilidad, he presentado las rentas de 2 socios, nóminas por valor de 4.500 euros mensuales y la garantía del inmueble libre de cargas ”, indica. Finalmente, a través de la sociedad, Caja Madrid le ha concedido un crédito de 220.000 euros. La emprendedora está tramitando un leasing de 81.000 euros para la maquinaria con esta misma entidad y ha invertido otros 80.000 de fondos propios. La apertura del local en la zona madrileña de Sol está prevista para mayo. “Llevo más de un año con esto y me he sentido al límite. He dado todo lo que tengo y sé que en otro momento habría sido muy fácil”, dice Lolo, que, pese a las dificultades, se muestra ilusionada y convencida de que el negocio será “un éxito”.

Contacte con IL PROFUMO

 
Acepto el aviso legal.

 


Sigue a Barbadillo y Asociados
Barbadillo y Asociados




Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.