HASSO SCHMIDT, Director general de Istanbul Auténtico Döner Kebap

Sólo merece la pena abrir en centros comerciales

Fecha: 30/07/2007

HASSO SCHMIDT, Director general de Istanbul Auténtico Döner Kebap “Conocí a Hidir en 2002 por unos amigos comunes, me invitó a sus oficinas y me comentó su intención de convertir el negocio que gestionaba en algo más grande. Yo analicé los números de la empresa y enseguida percibí el potencial que podía tener en el futuro”. De este modo relata Hasso Schmidt el primer contacto que tuvo con Hidir Kacar –“y con el mundo de la restauración”–, el propietario de un establecimiento especializado en kebabs que se había inaugurado en 1999, en Madrid. Un encuentro que resultaría decisivo para la trayectoria de la empresa, que a partir de entonces empezó a crecer con franquicias. 
Istanbul Auténtico Döner Kebap cerró el pasado ejercicio con una facturación de 29 millones de euros y hoy cuenta con 50 restaurantes, 30 de ellos franquiciados. Con esta red la compañía se ha situado como la gran promotora en el mercado español de la gastronomía turca, que tiene como producto estrella el kebab, una masa de carne que se asa y se sirve con diferentes condimentos. 

En los últimos tiempos hemos observado diferentes operaciones de compraventa dentro del sector, que han dado como resultado la gestación de grandes grupos de restauración. ¿Está el mercado abocado a la concentración? 
Es lógico que el mercado tienda a concentrarse, ya que cuanto mayor sea una corporación, más ventajas tendrá en la gestión de compras. El margen que se consigue de los proveedores está en función del volumen que se posee. Nosotros, afortunadamente, contamos con unos márgenes más que aceptables y estamos funcionando bastante bien, por lo que no nos hace falta entrar en ningún acuerdo de ese tipo. 

Pero es evidente que su compañía, por dimensión y por el recorrido que todavía tiene, es una candidata atractiva para grupos interesados en realizar alguna compra o para las firmas de capital riesgo. 
Lo cierto es que tendría sentido recurrir a un socio financiero para acometer la expansión en el extranjero, por lo que no nos cerramos a esta opción, aunque habría que analizar cómo se enfoca el asunto. De todos modos, existen muchas más alternativas para conseguir capital; una de ellas es la masterfranquicia, que también aporta recursos. 
La realidad actual de la empresa es que está dedicando muchos esfuerzos a reforzar el apartado de las operaciones, a controlar los locales propios y a respaldar a los asociados para que gestionen sus negocios de forma correcta. Y todo esto para mantener la homogeneidad en la cadena. 

¿Es lógico pensar que los pequeños negocios van a ir desapareciendo poco a poco, en beneficio de los grandes grupos? 
El mercado camina hacia la especialización, de tal modo que los restaurantes pequeños también van a disponer de su espacio, pero siempre que se alejen del resto. Y para hacerse un hueco tendrán que trabajar con un producto concreto, orientado a un público definido. Quizás, lo que sí va a desaparecer es el local que intenta abarcarlo todo, como el típico negocio que combina una hamburguesería, una pizzería y bocadillos. Desde mi punto de vista, esto no es lo que demanda el consumidor, que necesita que se le aporte la confianza que le pueden dar las cadenas o los centros especializados, por su calidad e imagen o por la propia atención al cliente. 


                                                             "Artículo completo en la edición impresa"

Contacte con ISTANBUL DÖNER KEBAP

 
Acepto el aviso legal.

 


Sigue a Barbadillo y Asociados
Barbadillo y Asociados




Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.