Victoria Gomis Cerdán, Administradora Única de ZAFIRO TOURS

Un concepto “sencillo, claro, asequible” ha convertido a Zafiro Tours en uno de los fenómenos de la franquicia española de principios de siglo. Su apuesta por las ciudades pequeñas le permite una apertura cada dos dí

Fecha: 05/12/2006

Victoria Gomis Cerdán, Administradora Única de ZAFIRO TOURS

Detrás de Zafiro Tours se encuentran la familia Asensi Gomis y un socio financiero suizo “amigo de toda la vida”, como explica Victoria Gomis. Ninguno de ellos se imaginaba que esta empresa alicantina se iba a situar, hoy, en el pelotón de cabeza del sector de agencias de viajes, con 600 oficinas operativas, una facturación prevista para finales de año de 192 millones de euros y una plantilla de 47 personas sólo en la central.

“El primer establecimiento lo inauguramos en 1989, aunque ni mucho menos pensábamos alcanzar el desarrollo actual. El negocio estaba orientado principalmente a suministrar productos a los empleados de la firma de seguros que gestionábamos en ese momento, por lo que el consumo era interno”. Tan positiva fue la experiencia que se pusieron en marcha otras cuatro sucursales, hasta que llegó un momento, concretamente en el año 2000, en que se planteó un crecimiento organizado. “Para ello optamos por la franquicia, ya que es un sistema ágil que permite a nuestros asociados situarse rápidamente en el mercado”.

¿Cómo explica el gran crecimiento experimentado por Zafiro Tours?
El nuestro es un concepto de desarrollo de negocio sencillo, claro, asequible y accesible. También entiendo que la honestidad es una cualidad de gran importancia en esta actividad, en la cual se vende algo tan intangible como un servicio.

La cadena ha sustentado parte de su expansión en las poblaciones pequeñas, a partir de 10.000 habitantes. ¿Qué les aportan este tipo de localidades?
En estas plazas se alcanzan muy buenos resultados. En este entorno, si el emprendedor muestra su buen hacer y su competencia, siendo como es conocido por sus vecinos, tiene asegurada su clientela. Al margen de esto, la apertura de un negocio es más económica, pues los costes del local son menores en comparación con los de ciudades más grandes, donde, además, hay una mayor competencia.

¿Qué planes tiene la enseña para el año que está a punto de comenzar?
Vamos a seguir buscando la apertura de más unidades. Además, estamos muy ilusionados con seguir desarrollando nuestro touroperador Karibú. Otro frente de la actividad lo constituye una serie de agencias ya operativas en el mercado –con su propia licencia– que se están adhiriendo a la red, pero conservando su nombre. Hoy existen unos 40 ó 50 negocios de este tipo, y hay más peticiones.

Al margen de la enseña que le da nombre, el grupo también desarrolla la marca Costa Este de Turismo, que comenzó a franquiciar en 2003. ¿Cuál es el balance de este proyecto?
Este es un caso curioso. Hace unos años, cuando ni siquiera nos planteábamos ser franquiciadores, decidí montar una agencia para que la desarrollase mi hija. Sin embargo, el proyecto estuvo parado, hasta que en un determinado momento llegamos a la conclusión de que la fuerza comercial del grupo sería mayor si se situaba con más de una marca. Hoy en día la cadena dispone de 70 unidades operativas, 69 de ellas asociadas.

Zafiro Tours posee la licencia de actividad de cada una de sus agencias, que así actúan como sucursales de la central, ¿qué implicaciones tiene esta política?
El objetivo es facilitar las inversiones a los franquiciados. Con este sistema, los seguros de responsabilidad civil y las garantías y avales, tanto ante la Administración como ante diversos operadores, los pone la central. Esto nos permite tener mucha agilidad al abrir una oficina y suministrarle todas las herramientas para que pueda emitir de forma inmediata todo tipo de billetes. Paralelamente, el sistema implica una fuerza mayor al negociar con los operadores que hay en el sector y, así, obtener una mejora de condiciones económicas.

Pero con esta política, en el caso de que la central atraviese problemas o quiebre, las agencias no podrán desligarse de la cadena y operar por su cuenta, pues carecen de licencias para hacerlo.
Con nuestra obligatoria forma de trabajar, consistente en formalizar los pagos por parte de las oficinas directamente a los proveedores antes de la salida del viaje del cliente, difícilmente se puede dar una situación económica comprometida.
Tanto a las agencias que han confiado en nosotros como a nuestros futuros franquiciados les animamos a que se informen a través del Registro Mercantil, que es público, donde presentamos anualmente las cuentas de la situación y trayectoria de nuestro grupo.


 


Sigue a Barbadillo y Asociados
Barbadillo y Asociados




Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.